Proceso creativo: 20% inspiración y 80% transpiración



Lo dicho, funciono por estimulo: yo misma me instalo la trampa, el queso y me meto en la jaula (o más apropiado para la ocasión: preparo el cebo, echo el anzuelo y lo muerdo). 


En la calle Parlament hay una tienda preciosa que se llama Entre Latas. Alex y  yo hemos organizado una expo en Bebe-té, la tienda de al lado. Como nos fue tan bien, hemos pensado en proponérselo a Paola (mi anzuelo) e ella aceptó (mi cebo).


Así que el 24 de noviembre, 19h30,  allí estaremos Alex y yo con nuestras piezas.  Si puedes venir, ¡nos hará mucha ilusión! Solo por conocer a la tienda ya vale el paseo – está tan bien decorada; Paola tiene muy buen gusto.  El aperitivo estará de muerte :-P


Pero este post va de creatividad.

Nunca me puse a pensar sobre mi proceso creativo, hasta este momento.

Mi proceso suele empezar con una imagen, pero no hago dibujos. Hago apuntes técnicos (tipo medidas de plancha; gramos de plata; etc) y nada más. Para mis utilitarios, normalmente empiezo por la forma y de allí voy tirando del proceso mismo de producción. 


En la joyería, me fuerzo a inspirarme en otros medios. La arquitectura siempre salva. En el caso de mis anillos esculpidos, me inspiré en las chimeneas de la Pedrera.








Para la expo de Entre Latas he pensado en probar con un moodboard como punto de partida del proceso creativo. Es la primera vez que trabajo con un moodboard y quería compartir la experiencia. Es este.




(Hace unos meses hice un curso de moodboards con Gudy Herder - imperdible; ahora también en versión online - y me lancé al experimento aprovechando la expo de Entre Latas).


Empecé buscando imagenes que evocaran el mar y sus inquilinos (era de cajón, ya que una vez pasado a mejor vida, sus moradas - para determinadas especies - son las latas de Paola). Así que: enlatados = peces; algas.
Los colores que marca la moda para lo marino: azul/blanco/rojo…    
Quizás peco de “básico” pero para ser el primero, no quiero ser demasiado dura conmigo misma.
(Constato: mi inspiración viene cuando estoy en marcha - o sea, si me pongo a producir, es cuando me viene más ideas. De alli los 80% de transpiración... Los 20% de inspiración inicial me sirven para el primer empuje; pero el baicon viene en el momento que tengo las manos en el barro). 



Estas son las primeras piezas - te presento mis PezPlatos:


Aqui en primera coccion
aqui con el esmalte

También he producido boles en barro negro para sal. Paola los tiene de todos los colores (de sal) y pensé que quedaria bonito el contraste del barro negro con el blanco o rosa de la sal).

boles antes de la primera coccion
con esmalte metalico
Un moodboard es una herramienta que te sirve para organizar tus ideas para cualquier proyecto creativo – la deco de un rincón de tu casa, escoger tus ropas para el otoño, presentar un proyecto creativo a tu cliente...  ¿Lo has usado ya alguna vez? ¿Cómo fue tu experiencia? ¡Compártelo conmigo! 

Un beso, Paula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario