porque 2017 dejó huella…



Quizás sea tarde para compartir como fue mi 2017… pero al menos te quiero decir esto: fue tal y como yo expresaba en este post.

Muchos proyectos terminados; cambios en el taller; viaje de 3 meses viviendo en otro pais; iniciación en un nuevo idioma… sin duda, uno de los mejores años. Lo viví tal cual – con muchas ganas, abrazando lo que venía. Me tiré a la lluvia… fría y refrescante a la vez. 

Eso sí, fue bastante planeado. Para poder estar fuera por 3 meses (nos fuimos a Italia/Sardegna), Martin y yo lo hemos planificado por 2 años: cambios y apoyos que necesitábamos en ElTorn para poder estar ausentes; ahorros para poder hacer frente a esta aventura; finalizando reformas que teníamos pendiente en nuestro piso… 

¿Aprendizaje?

Primero, que ni todo tiene que ser 8 o 80. ¿no puedes hacer 1 año sabático? ¿Pues, puedes hacer 6 meses? ¿y 3? Quizás puedes negociar con tu jefe para trabajar remotamente (durante estos 3 meses he estado trabajando …). No lo des por sentado… si se lo preguntas, igual te sorprendes… 

Si lo planificas, ¡lo puedes manifestar! Hay que definir qué quieres; ver las herramientas que tienes y acercar tu realidad a tu sueño. En nuestro caso, el QUÉ era poder viajar por 3 meses, viviendo en un lugar dónde pudieramos aprender algo (no queriamos ser "guiris"... queriamos "vivir el lugar"). Este qué, para nosotros era clarisimo: Italia/Cagliari - aprender italiano era algo que estaba en mi agenda desde mi anterior reencarnación). 

Durante estos dos años previos hemos formado a nuevos miembros; establecido rutinas y estandarizado procesos. Tareas bien definidas y distribuidas, un equipo fantástico y motivado – nuestro negocio estaria en buenísimas manos y nosotros podriamos trabajar remotamente (que la verdad, trabajar desde una isla preciosa, con un Aperol Spritz en la mano... no duele nada, vamos).

Y que el tiempo se estira, según tus prioridades; según lo que realmente deseas hacer. Durante 3 meses, además de trabajar remotamente, he dedicado 5h a 6h diarias a aprender italiano. Sí, de lunes a viernes. ¿De dónde saqué estas 6h extras? Pues de las mismas 24h que tengo cada día. ¿Qué aprendí? A priorizar; a hacerlo más eficazmente y en menos tiempo (conoces la Ley de Parkinson: "el trabajo se expande hasta llenar el tiempo de que se dispone para su realización"); a preparar el día en la noche anterior, para ir sobre ruedas al día siguiente (con mi inseparable Bullet Journal - ¿conoces el sistema? ¡tema para un post!)

Y que viajar es maravilloso y curioso. Estábamos prácticamente al lado, y, aun así, ¡me sorprendí de lo diferente que era todo! Ni el italiano era “fácil” como me lo imaginaba; el yogurt griego que venden allí es densísimo (para cortar con el cuchillo); todo es suuuuper dulce; la mayonesa no sabe igual; el café es buenísimo en cualquier sitio; a los sardos no les gusta hablar “negativamente” de su ciudad/país/gobierno (me hizo gracia, porque aquí, a la mínima estamos despotricando); el cielo es de un azul intensísimo y la luz en Cagliari es espectacular. Y también me di cuenta de que después de 3 meses, mi casa me faltaba tremendamente. 

Fue un año de mucho trabajo, pero de muchas realizaciones, descubiertas, aventuras y sobretodo diversión.
  
Así que este 2018, he empezado con una energía diferente. Una energía que engloba y no excluye: me di cuenta de que puedo hacer mi trabajo en ElTornBarcelona y a la vez hacer mis joyas; puedo trabajar mucho y disfrutarlo a la vez; puedo ver mis series preferidas y organizarme para leer esta lista interminable de libros que quiero leer este año (tema para otro post).
Porque este año, mi foto es esta...

Haré todo lo que tengo soñado… ¡y que me quiten lo bailao!

¿Eres “alt”?




A mí siempre me ha gustado la bijoux exagerada: anillos grandes, pendientes largos, collares de 1/2kg en adelante (y a veces todo junto…). Confieso que me gusta este punto de “llamar la atención discretamente”. No sé si se me entiende: es mi lado Virgo mezclado con mi ascendiente Sagitario… el quiero-pero-me-corta-pero-lo-hago-igualmente. 


Así que este año, para mi sorpresa, mi joyería es “alt” – cuña para designar a “alternative fashion” – lo que quiere decir diferente, fuera de lo corriente… pero que a mi ver, si todos “somos diferentes”, acabamos por ser todos iguales en la diferencia. ¿Me explico? Enfin…


En la joyería, Primavera/Verano 2017 es el año para romper esquemas. Se mezclan el dorado con el plateado en la misma pieza. Perlas con pinchos. Opuestos.


Los pendientes se llevan grandes,  asimétricos y/o desparejados. Mejor si, el de un lado lo mides a metros y el otro solo un perno.  Bueno, para más “in”, deberías llevar uno larguísimo y nada en la otra oreja (pero si seguimos a raja tabla lo que dice la moda, estaremos todo el día explicando a los menos actualizados que “no, no me perdí el otro pendiente, es que se lleva así”…. :-P


Siguen estando de moda los pendientes con pernos en forma de enormes bolas  (lanzado por Dior hace ya 6 años). A mi estos me van fatal… 


Cuanto a anillos, se dicta que sean “chunky” y en ambas manos. Ole p’a mi! \0/


Brazaletes, que sean grandes y de resina. En los collares, el chocker dominó las últimas temporadas pero ahora el sautoir, o collar largo, vuelve y no diría yo que lo hace discretamente...


Materiales inusitados, como cuerdas de barco o cadenas de bicicleta… (tengo justo un par de piezas esperando la hornada para casarlos con unas cuerdas del barco de Martin :-P)


Así que, si a ti te va el accesorio exagerado – este es tu año.


Pero si no te va, este también es tu año – porque al final, lo que cuenta es que disfrutes con lo que te pongas, y que te diviertas mezclando tus accesorios y creando tu estilo. 

¿y a ti? ¿qué estilo te va?
¡Cuéntame algo! Un beso y gracias por estar alli :-*