Porque mis piezas son especiales y la “happy people revolution”


Clara y collar "Obsesiones"
Dory y anillo "Pebbles"
Melanie anillo "Mar del Norte"





Ester y anillos esculpidos

Lola y anillo esculpido
Silvia me ha preguntado porque hago cerámica. Me he puesto a pensar.
Me he dado cuenta de que me gusta inspirar, motivar a disfrutar, hacer sentirse bien a la gente, a sentirse guapa, sentir alegría, hacer fluir la buena energía.

Y que creo piezas únicas con la idea de producir todos esos efectos.

En la joyería, cada anillo esculpido es irrepetible; no repito formas (ok, siendo honesta – ¡no puedo! Me es imposible repetir la forma esculpida de un anillo).  Los collares de la colección Dots son montados cada uno de manera distinta – no hay configuraciones y colores iguales.

Lo mismo pasa con los collares y anillos Mar del Norte – cada combinación de color de esmalte y cristal es única. Busco siempre que el esmalte no sea uniforme, para que en el proceso de horneado se cree un efecto impredecible.

Y en lo funcional, el proceso manual proporciona a la pieza la esa característica única (pero siento que falta algo… entonces pensé en añadir en cada unidad una pequeña marca, un sello, que será específico para esta pieza/forma/color y que no se repetirá en otra serie).

Pero realmente,  ¿porque mis piezas son especiales? ¡Porque no hay otras iguales en el mundo mundial! Únicas, como tú, como yo. Es curioso pensar así…  
No hay NADIE en el mundo como tú; con tu configuración, con tus pensamientos y emociones. Y no hay otra pieza de joyería igual a la mía; y no habrá una taza o cuenco igual a los míos. Porque los hice yo, para que pertenezcan a una persona específica. Porque durante el proceso, es mí energía que está en esta pieza, no otra.

Cuando hago mis piezas pienso: “¿quién estará predestinado a tener esta pieza?” ¡Es casi como un destino ya trazado!
Me gusta pensar que no son mis “clientes” que escogen mis piezas, ¡sino mis piezas que les escoge a ellos!

Piénsatelo: comprar es un proceso emocional. La mejor compra es esa que te hace tilín; que sientes que la pieza es sólo para ti, que crea una conexión… es cuando te sientes “seducido”.

Cada anillo tiene su personalidad; cada taza desea un té especifico; hay platos que prefieren dulce y otros salado.  Y estos deseos o personalidades que están impregnadas en mis piezas harán despertar sentimientos en ti y ¡allí se da la conexión!

He pensado en hacer una galería de fotos de gente feliz, the happy people revolution y así transmitir esa sensación de ser especial.
Espero que te gusten las fotos y ¡espero que en algún momento te dejes seducir por mis piezas y que ellas te escojan a ti!

2 comentarios:

  1. Paula! La energía que transmitiste en el anillo que ahora llevo orgullosa me cautivó! Y no sólo a mí, sino que emociona a la gente allí donde voy! Es precioso!

    ResponderEliminar
  2. Lola! que ilusión! y hay algo que no sabes: este fue mi primer anillo esculpido... me gustaba tanto que lo tenia escondido! así que es verdad, él te escogió a ti! Me alegro mucho que viva contigo ahora!

    ResponderEliminar